Actualidad cervecera

6 claves para reconocer una buena cerveza

El color, el cuerpo y la espuma son sólo algunas de las características que hay que tener en cuenta para identificar cuándo una de estas bebidas es de buena calidad.

1 – Tomabilidad, Besbestibilidad o Drinkability

La tomabilidad (bebestibilidad o drinkability) es una palabra con dos interpretaciones: la primera es que la cerveza se pueda tomar “en volumen” pero, si consideramos esta definición, solo entrarían en la categoría las cervezas ligeras, de bajo alcohol y cuerpo y con características neutras. Entonces, desde el mundo de la cerveza de estilo, se refiere a que no tenga defectos y que quieras tomar una segunda copa de esa cerveza.

2 – Espuma

La espuma es parte de la cerveza y es fundamental en la apariencia. Una buena generación, estabilidad y agradable textura colaboran con su belleza. Hay que saber también que es una cuestión cultural y que su importancia depende del país: por ejemplo, para los belgas y alemanes forma parte de la calidad de la cerveza, pero para los ingleses, no tanto.

3 – Temperatura

Cada estilo de cerveza tiene su temperatura de servicio. En líneas generales, hay que tener en cuenta si es lager o ale y cuál es su graduación alcohólica. Las lagers se degustan a temperaturas de 4 a 6°C y las ales, de 7 a 9°C. Las cervezas con mayor graduación alcohólica se toman a más de 10°C, esto es para favorecer el desprendimiento de sustancias aromáticas que son retenidas por el alcohol.

4 – Cuerpo

El cuerpo depende mucho del estilo. Hay cervezas que son ligeras y que cumplen una función refrescante; hay otras de mayor cuerpo en donde se busca un producto con mayor complejidad.

5 – Color

El color es variable y depende del estilo y los ingredientes que utilizaron. Las cervezas van de amarillas pajizas a negras, pasando por ámbares, rojizas y marrones. El principal impacto en el color lo aporta la malta que, junto con una variación de color, tendrán diferentes notas a caramelo, toffe, frutas secas, chocolate, café, etc. dependiendo del tipo de variedad seleccionada por el cervecero.

6 – Aroma

Las características del aroma dependen del estilo. Antes que nada, cualquier cerveza independiente al estilo que pertenezca tiene que estar libre de aromas extraños o defectos (acidez elevada, avinagrada, sulfuros, fenoles medicinales, entre otros). El aroma depende principalmente de la malta utilizada, el lúpulo y las características de la levadura. Las notas aportadas por la malta pueden ser a grano, pan, galletita, caramelo, toffe, chocolate, café, humo. Los aromas aportados por el lúpulo pueden ser florales, frutales, herbales, a especias, a madera, entre otros, siempre dependiendo de la variedad utilizada. La levadura tiene un gran impacto en el perfil aromático de la cerveza; las levaduras lagers generalmente dan productos limpios bajos en esteres frutales y una muy leve nota sulfurosa; en cambio, las cepas ales dan características frutales o especiadas dependiendo de la cepa. Los defectos generalmente se deben a las malas prácticas de elaboración y manipuleo de producto.

Por Martín Boan, sommelier de cerveza y director del Centro de Cata de Cerveza.

 

You Might Also Like